Comité Regional de Ganaderos de Yopal
Image default
Noticias

¿Por qué las vacas en Colombia no contaminan el ambiente?

Las piedras contra la actividad ganadera no cesan debido a que se ha creado una ‘verdad’ a medias basada en datos pocos reales para la zona en la que se practica la ganadería. Conozca por qué en Colombia, la situación no es como la pintan.

A lo largo de los últimos años, distintas entidades y medios han querido mostrar que la ganadería mundial es la culpable de la contaminación atmosférica y distintos males ambientales que se están presentando en la actualidad. Sin embargo, los expertos han demostrado que, además de la ganadería, existen otros sectores que tienen un impacto ambiental y que no brindan soluciones para reducir las huellas de carbono, como si lo hace el sector agropecuario.

Paula Botero, influencer del campo colombiano, explica en un video que está rodando en redes sociales que “las vacas y novillos colombianos no dañan el medio ambiente. Por las redes sociales nos han llenado de información equivocada que creemos, en vez de oír a los expertos en trópico, que es donde vivimos”.

La influenciadora colombiana dice que cuando los estudios mundiales hablan de ganado que contamina se refieren a la cría de 60 especies para producir carne, cuero, lana, plumas, huevos y leche, entre infinidad de derivados.

“Entonces, una oveja, un camello, un avestruz son considerados ganados. Pero en Colombia por desconocimiento le echan la culpa solo a las vacas”, dice Botero.

Esta trabajadora del campo no desconoce que sí hay unas vacas que están contaminando el medio ambiente como las de países en los que predomina el sistema de producción estabulado, en donde los ganados no tienen la posibilidad de pastorear, sino que pasan toda su vida encerradas en bodegas gigantes.

De acuerdo a lo que afirma Botero, a estos animales “hay que cultivarles la comida, llevarles el maíz, sorgo, soya. También hay que ponerles aires acondicionados en verano para refrescarlas y calefacción en invierno para calentarlas”.

Mientras que el ganado de países como Colombia, come pasto en los potreros libremente no contamina, o pues no de la manera en la que lo hacen los que se encuentran bajo sistemas estabulados.

En palabras de Botero, “cuando un animal de estos corta el pasto y este vuelve a crecer, se activa la captura de carbono en un ciclo infinito, que no solo neutraliza los gases que ellas mismas producen, sino que ayudan a limpiar el planeta”.

Es por esto, que no solo la influenciadora, sino los expertos en ganadería han manifestado que no se riegue el voz a voz que han tratado de crear unos pocos acerca del sector agropecuario en donde la estigmatizan y la hacen ver como la única culpable de la contaminación en el mundo.

No permitamos que, con desinformación, se tomen decisiones perjudiciales. Por eso, de los productores depende contar la verdad de lo que pasa con los novillos y las vacas colombianas”, sostiene Botero.

Expertos como Frank Milhloehner, especialista en calidad de aire y extensión agropecuaria, dice que las pasturas en los campos realmente optimizan la biodiversidad, razón por la que hay que intensificarlas para que así la ganadería siga enlistándose en el camino de la neutralidad climática.

Redacción: Contexto Ganadero

Related posts

Ganaderos de Casanare se destacan en AgroExpo

ComiteAdmin

Sembraremos 1.500 árboles en el Centro de Desarrollo Tecnológico Ganadero Chicoral

Carlos Betancourt

Aplazado ciclo de vacunación contra la fiebre aftosa

ComiteAdmin

Deja un comentario